Poesía Japonesa choka

Sendero

Vibran las hojas

y la luz, en las tumbas.

Un niño sueña…

el zapote también.

El juega y corre,

el árbol lo persigue

con verdes ojos.

Se escuchan las sonrisas

en la tierra, en la luna.

Es un choka, donde la estructura es de 5/7/5/7/5/7/7 El poema puede alargarse siempre y cuando los versos finales terminen en siete silabas. Puede haber rimas asonantes y metáforas. Intento que sea lo mínimo. en el poema use la prosopopeya y asonancias.

Poemame ( una revista de poesía) nos dice

No lleva título (en esto se parece a los de métrica tei kei)

No lleva rimas consonantes

Es posible usar rimas asonantes

Admite todo tipo de recursos líricos y retóricos

La cantidad de versos es variable:puede ser tan largo como el poeta guste

La cantidad mínima de versos, dada su configuración métrica, es de 7 versos.

PAISAJE JAPONÉS - 6 elementos - Play Jigsaw Puzzle gratis en Puzzle Factory

El choka

Sendero

En la sabana,

el estruendo de un rayo

nunca perturba

a la flor del maíz,

al verde musgo.

a la vaca que rumea

Sí, a la mujer que lava.

RECORDANDO EL CHOKA. por Héctor Alberto Faga: Hola a todos. Una vez más vuelvo sobre este tipo de poesía de métrica 5/7-5/7-5/7/7 y cuyas características son:1. No lleva título2. No lleva rimas consonantes3. Puede llevar rimas asonantes4. Admite todo tipo de recursos líricos y retóricos5. Con un mínimo de siete, puede llevar tantos versos como el poeta desee6. Debe terminar en un katauta de tres versos con métrica 5/7/7

maizal, Fondo de pantalla HD | Wallpaperbetter

El hayKu de Rubén García García

Sendero

Del monte viene

aroma de vainilla.

Semillas de oro.

tiene 5/7/5 en silabas. intenté un hayku, el kigo o palabra de estación es semillas de oro, que según investigue es una flor y por lo tanto es kigo de primavera. el primero y segundo verso es la imagen olfativa, lo hemos vivido cuando en un jardín se escapa un rico aroma a perfume. Para mí, intenté el hayku. Si lo logré, serán ustedes quienes decidan.

Inahata teiko

Sendero

Una flor es hermosa, luego cae y muere… La naturaleza nos ofrece la belleza y la emoción por un lado, pero por otro la fealdad y el terror. Cuando tu corazón, tocado por la naturaleza, aprende a pensar, a sentir, a agradar, a lamentarse, a anhelar, a compadecerse, es donde nace el haiku. Las hierbas desconocidas al borde del camino muestran la fuerza de la vida mientras una cáscara vacía de cigarra habla de la maravilla de la vida. La compasión por lo que sucede en cada una de las cuatro estaciones da a luz al haiku