Ver la alborada es increíble de Rubén García García

sendero

La alborada fresca, rosa. Llega con silbidos y paz. Abrir los brazos y llenarte de briza. ¡Es tan saludable! Después de cinco intentos pude abrir la puerta del departamento. Las escaleras que me conducen a la recámara es una tarea imposible. Luego de tres caídas, me acomodo en la mecedora. Me dormi con la idea de que ser soltero tiene sus ventajas. Desperté cerca del mediodía con caldo caliente y una cerveza helada. Hay un recado: ya te preparé el baño, fui con mi madre, a mi regreso hablamos.

Cabañas en Querètaro Amealco

LA INCERTIDUMBRE — manologo

Vivimos en un mundo que necesita de certezas para poder avanzar, porque si se ignora totalmente lo que viene, es necesario buscar los indicadores que nos brinden la dirección correcta. La seguridad que solo da la certeza. Esto que pueden parecer simples palabras es lo que sucede desde siempre y de muy antiguo, el ser […]

LA INCERTIDUMBRE — manologo

Noche de horror de Rubén García García

Sendero

Esa tarde noche el carpintero se le olvidó tapar el recipiente mezclado de gomas, alcohol, thiner y tierra de colores que recogía del barro cercano a un cementerio. Pasada la medianoche, los clavos sin cabeza salieron y caminaron por la mesa de trabajo. Las tablas y la madera comprimida salieron aterrados a esconderse, algunos pedazos se suicidaron aventándose al vacío. La pesadilla terminó justo cuando el imán se despertó.

Blog de carpintería en Sevilla

Caricaturas de ayer, hoy y siempre

Sendero

La muñeca mira al gato, que se impulsa para cazar al ratón. ¡“Lo va a atrapar” !, el roedor se convierte en perro. ¡No lo puede creer! El can persigue al gato que sube por la cortina, ‘Esta, al desgarrarse, queda al alcance del perro. ¡“lo va a matar”! El felino le hace frente, como gato salvaje, y casi tiene por el cuello al perro, pero el can logra zafarse gracias al claxon del carro maravilla, que distrae al cazador. El gato lo sigue muy de cerca, y a punto de atraparlo, el perro salta al vacío. El gatuno irritado ladea la cabeza. Ve a la muñeca, se dirige hacia ella. Da un salto y poco antes de caer sobre su cara, desaparece, quedando un tierno y lindo gatito. Cuando está siendo cargada por su “mama” le dice que le contará el cuento de un cachorro y un pirata minino. La bambina tiembla, se infarta. La niña grita y llora, ¡Mamá!, ¡mamá!, la muñeca se murió, ¡ya no abre los ojos!

Puede ser un dibujo animado

Otra del patito feo de Rubén García García

Sendero

¿Por qué te dejas Patito? Es que son muchos, suman más de diez. Al patito feo le daban cargada sus “hermanos” si con los patos o los gansos, así que era un ir y venir de un extremo a otro de la laguna. ¿Y tu mamá no te protege? ni la una, ni la otra, hacen como que no ven los picotazos que me dan. Convocaron a una competencia de nado para las aves infantes. Serían mil metros de nado libre, fue una lucha entre los patos y los gansos, pero salió triunfador el que nadie quería. Él levantó el trofeo y diez kilos de mosquitos deshidratados. A los clics de los fotógrafos, atrás de él se encontraban mamá pato y mamá ganso, levantándole cada una de ellas un ala.

Cuento Infantil de "El Patito Feo" // [Completo & Con Imágenes]

Sususrros en el árbol

sendero

Las hojas del árbol cuchichean en la noche, el búho lo sabe, «nunca habla» » si canta, me espanta» » se ve más gordo» » y cómo no, se la pasa durmiendo». Voló a un árbol seco y deshojado y en silencio cenó ratón en su jugo.

Grandes perchas de búho barrado en un árbol de fiesta en un langosta.

Silencio (por Clarice Lispector) — Pilu’s galaxy

(y fue tan cuerpo que fue puro espíritu). Es tan vasto el silencio de la noche en la montaña. Y tan despoblado. En vano uno intenta trabajar para no oírlo, pensar rápidamente para disimularlo. O inventar un programa, frágil punto que mal nos une al súbitamente improbable día de mañana. Cómo superar esa paz que […]

Silencio (por Clarice Lispector) — Pilu’s galaxy

La docta rana

Sendero

Nadie lo quiere, ni mamá Pato, ni mamá Ganso. «Es su karma dijo la Rana, docta en ciencias ocultas. Triste nadó hacia las fauces de Lagarta, cuando fue rescatado. En la veterinaria se le identificó con una especie en vías de extinción. Desde ese momento le dieron atenciones extremas. De vez en cuando le llegaban noticias de sus hermanos. Algunos, a vuelo de mata escondiéndose de la carabina de Elmer. Los gansos perseguidos por su hígado. Los pocos sobrevivientes al reconocerlo se ponían verdes de envidia. La Rana movía la cabeza y a cada salto decía croando:  «Es el karma»” es el karma”

Ranita de Darwin | Amphibians, Frog, Animals

Literatura fronteriza: del Río Grande al Río Bravo — De Literatura

La frontera natural de Estados Unidos y México define el imaginario de escritores que han crecido en un margen o en el otro. Con una extensión de más de 3.000 kilómetros a lo largo del Río Grande o Río Bravo —nombre variable dependiendo de en qué margen se ubique uno—, hablar de una única frontera […]

Literatura fronteriza: del Río Grande al Río Bravo — De Literatura

Zancadilla al cazador de Rubén García García

Sendero

Es un baño comunal, yo, mecía mi poltrona en el corredor. La vi salir con una media toalla en su cabeza y la otra enredada a su cuerpo, iba sin zapatos. Se dio cuenta que la veía e hizo lo mismo. Era la hora de la siesta y la gente de la vivienda dormitaba. Seguí la huella y la puerta de su cuarto estaba entreabierta. Metí un ojo en la rendija y me percaté que buscaba su ropa interior en un cajón inferior. Con un valor, que no sé de donde lo saqué, y tras de ella me llegó su fragancia a hierbas. Leve fue su resistencia y grande fue el placer para los dos. Diez años hace de esto y lo recuerdo como si fuese ayer. Ella no se encuentra, se fue por los niños al colegio y aquí estoy cuidando que la sopa no se queme.

Mandil Cocina: imágenes, fotos de stock y vectores | Shutterstock