Siempre hay uno de Rubén García García

sendero

La abuela, ahora con la pandemia, es un río de rezos. Pide por sus padres, sus hijos y nietos. Hay un tal padre Rentería, que estuvo en Comala, y ora día y noche para ser perdonado. Entre los dos desordenan mi silencio y me niegan el eterno descanso. Noviembre es de lo peor, el martirio de escuchar las plegarias de los vivos e impregnarse del aroma de las flores muertas es insoportable.

5 cementerios para morirse en México | National Geographic en Español

3 Comentarios

  1. Seneca dice:

    ja ja ja…. Incorregible Rubén, se extrañaba tu buen humor.

    Me gusta

  2. Por lo visto hasta los difuntos se aburren de escuchar tantos rezos….muy bueno tu sentido del humor, amigo Rubén. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Ingrid por tu comentario, si los hombres tenemos diferencias , seguramente los muertos también. Abrazo grande.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s