La niña y el “pirata”

Bajo la sombra, Cecilia, de diez años mira hacia el caserío. Imagina que su perro yace con el lomo quebrado en alguna callejuela. Su mirada va y viene. Suspira. Sus parpados no le arden, no le pican, pero los talla. Varias amigas la saludan, van acompañadas por su mascota. La tarde envejece y Ceci está por regresar a su vivienda, cuando siente un roce peludo entre sus piernas. Sabe que es “Pirata”. Se hace la indiferente y alzando la voz lo regaña.  “Dos días sin saber de ti es demasiado”. El can mueve la cola. Percibe que en un futuro no regresará. ¡De muy dentro sale un grito “No has sido buen amigo”! “¡Eres libertino, andariego!” El can lame sus manos, chilla. Ella solloza, cierra sus ojos, ya inundados de lágrimas. busca tejos, tira a no darle. ¡Vete!, ¡vete! camina dándole la espalda, a pasos cortos recuerda a su padre que la abandonó sin motivo. Después corre hasta ser un punto.

PIRATA

7 Comments

    1. No la veo triste, creo que es un buen ejemplo de lo que debería hacer la mujer, cuando el varon regresa y trata de convencer a la muejr de que lo perdone. Ah, pero se dice,”yo lo haré cambiar” El hombre que le gusta el alcohol, es complicado que lo deje, el que es una nausea como persona, ser+a dificl que ella lo haga educado. Por eso ella le tira de piedras y se aleja de él. Eso pienso y tú?

      Le gusta a 1 persona

      1. Pienso que tenía miedo que se fuera, recordó al padre que la abandonó. No es un rechazo total, solo una reacción frente a su propio miedo. Una niña difícilmente tiene una noción de la experiencia del castigo con fines educativos, es algo meramente emocional. Es bonito, nos permite ir a la escena, pero si traslapas tu memoria te darás cuenta….

        Le gusta a 1 persona

  1. Veo que ella hace recuento de su realidad, y sabe que el perro jamas va a cambiar, siempre será callejero, Asi que es preferible correrlo a sufrir en su ausencia pensando lo que le puede ocurrir- algo parecido, guardando toda proporción lo que sentimos adultos, cuando el hijo no llega y es de madrugada. Preferible olvidarse del perro y sufrir que tener que soportar la preocupación de no saber a donde anda…
    Gracias por dejarme tu comentario. abrazo grande y florecitas de la montaña.

    Me gusta

Responder a Rubén Garcia García - Sendero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s