Los muertos aún están calientes,
todavìa vive el odio que los abuelos inculcaron.
Estamos sin lágrimas,
apedreados de la boca.
Las mujeres con sus senos blancos,
llevan leche y angustia.
Se fueron los muertos a pelear en otros silencios,
adelgazando sus almas,
afilando los odios.

posada-intervencion