mujer-joven-mirando-hacia-fuera-al-mar-6078515

Había visto tu bastedad de pie sobre un acantilado: la playa, las olas mansas. ¡Nunca había estado cara a cara! Asombras, enmudeces, abrumas, empequeñeces.

Vuelves al escuchar el graznido de las aves, te extasías ante la marcha de los delfines o el vuelo mudo de los pelícanos. Hay agua viva, percibes que abajo hay un cuerpo gigantesco que respira.

Bajo mis pies,
y miles de miradas
la inmensidad.

Bajo mis pies,
y miles de mirada
la inmensidad.