rabbit-iii-marion-rose

Un conejo pequeño salió sin decirle nada a mamá. La noche llegó y estaba perdido, divisó una cueva. Decidió pasar la noche allí.

 En la mañana, se encontraba entre las garras de un león que dormitaba. El corazón latió con fuerza; por un instante sintió que sería el desayuno de la fiera. 

 Su voz infantil la engoló y hablando fuerte exclamó enojado:

¡Quién es el animal estúpido que tiene entre sus patas mi huevo peludo! El león, al escuchar se despertó sobresaltado y percibió que algo había entre sus garras y con horror vio algo peludo y con forma de huevo. Salió de prisa y en el camino pensaba “si ese era su huevo, me imagino el tamaño de sus fauces”