Tencho extraña a su pareja de Rubén García García

Sendero

Tiene la tarde una espesa niebla, que no la recuerdo tan densa. En la calle del pueblo las personas parecen fantasmas. Hace una hora creí reconocer a un tio, ya finado, con el que jugaba dominó por las noches. Pensé que había sido una ilusión, pero detrás de mí escuché su voz que me dijo «te espero en el taller. Abriremos la garrafa de caña que curamos con nanche hace diez años» Seguí mi camino hacia el rancho y me entretuve deshierbando la milpa. De regreso recordé la voz y me dije « a ver si tienes tantos huevitos como para ir al taller del tío, ¡ja! ¡Yo no le tengo miedo, ni al mismo diablo! Es cierto, el taller estaba cerrado, pero sabíamos cómo destrabar la puerta. Me di cuenta que mi mano temblaba, y mi corazón parecía tocar una puerta. Al entrar, un quinqué espantaba a duras penas la oscuridad. Desde el fondo la voz de mi tío:« pensábamos que te habías arrepentido. Mira aquí tienes a Tencho, tu pareja de juego. Decía que el dominó no era el mismo si tu no estabas y a él le debes que estés aquí con nosotros. Siéntate, que la garrafa te esperaba para ser abierta y brindar por tu llegada» Tarde, pero comprendí.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s