Bazar de libros de Rubén García García

Sendero

«Tanta timidez tiene su corazón, que no se atreve. No soy yo quien tiene que dar el primer paso. No me obligue».

Mensaje que estaba entre las páginas de un libro. Lo ojeaba. Editado en 1950. “mil poemas de amor” Mi interés no eran los poemas seleccionados, sino encontrar otro mensaje que me diera información de lo que sucedió.

«¡Por fin! Entró como fantasma en mi sueño. Se acostó a mi lado y sentí su brazo rodear mi cintura. Era él, mi mano reconoció los vellos de su brazo».

Entre los poemas de Neruda y García Lorca y garabateado. «cuando nos cruzamos en un pasillo, nos rozamos. Su mano de ladrón asalta mis caderas y su aliento en mi cuello me perturba.

«Mañana se irá mi tía para cuidar a su mamá… tiemblo».

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s