No hables con la boca llena de González, José Eduardo.

Sendero

Conteniendo como puedo la masa de comida alojada en mi boca, me dispongoa hablar, pero tía Berta se anticipa y, me dice: «No hables con la boca llena». Presuroso, intento tragar lo más rápido posible, pero tía, que no pierde ocasión de instruirme, me dice, severa: «No hay que masticar rápido, sino bien». Escondiendo a un lado de la boca la comida aún no tragada, voy a hablarle, peroella lo advierte, y vuelve a reprenderme: “No hables con la boca llena”. Ya está. Mi boca se encuentra vacía; nada me impide dirigirle la palabra, pero tía, a quien nunca le faltan argumentos, me indica: «Respira bien antes de hablar, si no, tu cuerpo se llenará de gases».

Siguiendo sus instrucciones, cierro la boca y aspiro por la nariz. «Ahora puedes hablar», me dice tía Berta, cuya vestimenta oscura se recorta contra el fondo luminoso de la ventana. Pero es tarde, porque un león, que escapó esta mañana del zoológico, la devora ya con fruición, emitiendo cada tanto algún rugido, sin preocuparse por las reglas de comportamiento en la mesa, ni por los beneficios de respirar correctamente.

González, José Eduardo. 2004

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s