La inquietud de Rubén García García

Sendero

Iba y venía por las calles del pueblo desde hace semanas. Buscaba algo que no sabía a bien que era. y no sabía para qué y por qué andaba en la búsqueda. En ese venir, en uno de los caminos perdidos por la maleza se levantó a media altura una bola cafe y se perdió en el monte. La revelación fue inmediata, subí a la loma y encontré el lugar donde florecía la malva y podía ver mi casa donde viví de niño.  Hablé con mis hijos, brindé con ellos y les ordené dónde quería descansar. Esa noche ya para dormirme, salió de no sé dónde  el sapo al cual se perdió en la oscuridad de la noche.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s