EL FEO AÑO EN QUE CAMINANOS. Por Márcia Batista Ramos

SALA DE PRENSA/INTERES PUBLICO

———- O ———-
Tomillo, manzanilla, albahaca, menta, apio y perejil, una madre ucraniana alista un ramo para la Trinidad, mientras Rusia intensifica su ofensiva en el Donbass. Los medios muestran, día a día, la guerra en Ucrania: datos y cronología sobre la invasión, con la naturalidad de quien se sirve un pastel de cereza. El sol, invariablemente, ilumina cada día con sus rayos, aunque las sirenas siguen perturbando la ciudad, anunciando que el enemigo acecha como un monstruo de trueno y fuego, que huele a dolor y a miseria. Las preocupaciones personales, son una excusa para no orar por aquellos que están experimentando el infierno en carne propia. Ahora ellos saben que no hace falta ser pecador o morir para arder en las llamas del infierno. Todas las guerras son despiadadas y los más vulnerables, los niños, tienen que llorar sangre. Desgraciadamente, las mayorías, piensan que no les corresponde el…

Ver la entrada original 312 palabras más

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s