La locura de un coco dedicado a los niños por su día de Rubén García García

Sendero

Un coco siempre creyó que podría ser luna. «es un coco loco» —decían. Una noche aluzó las olas, y algunos dijeron que la luna había bajado a beber al mar.

El coco nunca se percató que la vida le había concedido ser un nido de luciérnagas y en la noche oscura iluminó el mar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s