La compostura de la silla es muy cara de Rubén García García

Sendero

La introdujeron en un auto que pidieron prestado, la silla, en la cajuela. Fueron a un comercio donde reparaban el inmueble. «sale más caro componerla que comprar una nueva» les dijeron. A la anciana paralítica la dejaron frente a un asilo, recostada en una pared. «aquí la atenderán, no creo que tengan tan mal corazón para no darle un lugar» Arrancaron, perdiéndose entre el tráfico.

Anuncio publicitario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s