No todo lo que brilla es oro de Rubén García García

Sendero

Me atrae tu pelo negro azul que se mece al compás de tu paso. Respirar tu sabor de capulines que esparce el viento, complace. Me gusta escucharte, hay lluvia que cae cuando hablas. Sueño vivir contigo mirando la vastedad: el barco que se hunde en el horizonte. Es una pena que pases tomada de la mano fina, larga, con mancuernas de oro y fistol en la camisa de seda.

Ayer lo reconocí por esos dedos largos y huesudos. Iba abrazando a otra mujer, que cargaba a un niño menor. Escuché que le decía con voz ronca: «apúrate, que hay que entregar la corbata, las mancuernillas y el fistol a mi hermano. Espero que hayas causado buena impresión y te den el trabajo»

2 Comentarios

  1. lunaenmengua dice:

    Interesante. Buenas noches y un abrazo Rubén. Que descanses.

    Le gusta a 1 persona

    1. He descansado muy bien amiga. Saludos y un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s