El dolor parecía tan real. de Rubén García García

Sendero

Hay un hombre. Afuera hay silencio, soledad y árboles petrificados. Duerme profundamente, sonríe, y se queja al sentir que le extrajeron una costilla. Despierta, mira a su alrededor y ve el mismo esqueleto de la araña.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s