El niño y la yegua de Rubén García García

Sendero

Muy temprano fue a cortar la cereza del café. La vereda bajaba o subía, y la yegua resoplaba como un acordeón desafinado. Sobre su lomo llagado bamboleaban tres bultos repletos de cereza. Sentía su dolor y la detenía, para que descansara. Al llegar a la finca, el patrón desde su poltrona le gritó: «¡Gelasio!, dale maíz a la yegua y suéltala para que retoce en el campo. Le hará bien revolcarse. Vas al pozo, saca agua, y le ayudas a Ponciana para que termine de lavar las porquerizas».

Se hacía de noche, y en el silencio de la finca se escuchaba el taconeo de las botas del Señor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s