Las razones del nieto de Rubén García García

Sendero

La mañana radiante se disfrazó de una tarde vieja.

—No tarda en caer la tormenta, dijo la abuela.

Tomó al nieto y se fue a una loma con su comadre. Quizá algo peor venía …le dijo para convencerlo:

—Se ve mejor la lluvia desde el cerro, que estando encaramados sobre el techo de la casa.

El nieto gimoteaba, se distraía correteando a las gallinas en el patio.

—Abuela, yo quería ver cómo navega mi barquito, también escuchar el cacaraqueo de las gallinas cuando la corriente las revuelque.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s