Dolor casero de Rubén García García

Sendero

La casa está sola, se siente sola. hay un silencio ardiente. El enorme mango no se mueve. El sopor de la tarde asfixia. Hago llevadero el instante con frecuentes tragos de cerveza y con ráfagas del ventilador. La estridencia proviene de la casa del vecino. Tiene tres días que no estás. Te llevaste el ruido de los trastes, la tonadilla de la estación que escuchabas, el taconeo de tus pasos en la madera, el aroma de hierba en tus cabello, el sudor que corre por tu espalda… hay un enorme vacío que no lo llena mi esposa.

Joven, limpieza de ventanas con tela en casa | Foto Premium

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s