Messenger de Rubén García García

sendero

Osada, desafiante. Veloz para esconder el diálogo que manteníamos si llegaba un intruso. Viajé por su ciudad, me mostró su casa, “por si vienes, te diré cómo entrar”. Rincones que ella conocía. Allí, si llegara alguien, te escondo y sonreía. “chist parece el carro de mi jefe no te muevas”. Hoy la recordé. Las pláticas de media noche quedaron mochas, luego enterradas. Nunca más supe de ella. Su muro se pintó con una cruz verde. El suicidio en las redes es menos complicado que en la realidad. -me dije. O su alter ego, quizá platique con más osadía con otro. Aún tengo la oveja que me hizo llegar, blonda y pachona y ella no sé si guarde el perro ovejero.

El Perro Pastor Ganadero Australiano es Excelente Líder y Guardián

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s