La cuenta cuentos de Rubén García García

Sendero

Amábamos a Lía. Ella nos contaba cuentos y nos hacía reír. Las horas pasaban sin sentir. Nuestros hijos volaban a paraísos y tierras de misterio. Para que ella pudiese continuar cautivando la imaginación de nuestros hijos, las presas más bellas, dejaban sus senos a la mirada del jefe de los custodios y otras descruzaban sus piernas, así, los soldados permitían que ella se extendiese. Lía era un viento fresco… en aquella cárcel donde habían nacido nuestros hijos. Hijos de nadie y de todos.

El Universal - El Mundo - ONU: hay un millón de niños en prisión

2 Comentarios

    1. Gracias amigo Bonsai, satisfecho de tu comentario, te dejo un abrazo.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s