La vida en un sueño de Rubén García García

Sendero

Este hoy tiene silencio y ausencia. Comprendí que el carruaje en que nos instalamos era una calabaza. Abrasados por el amor y el deseo, las horas se descontinuaron. Permanecer en la montura de un viento que no existe, no tiene lógica. Quizá en el corredor de los sueños, en un día neblinoso, te pregunte ¿nos conocemos?

Espesa niebla en los accesos a Buenos Aires | Perfil

2 Comentarios

  1. lunaenmengua dice:

    Indescriptible tristeza y melancolía.

    Me gusta

  2. En la vida cabe todo y la melancolía es piedra para comprender los momentos felices. Abrazo.Luna

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s