La presa de Rubén García García

Sendero

No tuvo que luchar para depositar en el bote su presa, era una sirenita con ojos verdes y cejas color carbón, que lo miraba resignada. “Debería sentirme afortunado, es un golpe de suerte”. Lo que no encajaba era la mirada lejana de la niña, y su cara tan parecida a la de su nieta que ya lo esperaba en el muelle. La depositó sobre la espuma del mar y enfiló hacia el atracadero sin pesca.

Principales técnicas de pesca en el mar

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s