Filósofo en ciernes de Rubén García García

SENDERO

lo arrasó un sueño profundo. Masticó un chicle imaginario y roncó. Sabía que al despertar tendría la respuesta a la duda del hombre. La sombra soltó el primer garrotazo. El agua fría en la cara lo devolvió y más el tono de la voz. “¡Levántate bueno para nada, deja de soñar y ayuda, ¡qué la casa se cae”!

La higiene en la adolescencia | Madres Hoy

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s