Lo prohibido

Sendero

Nos animamos a cumplir más fantasías sexuales con un amante?
Cada encuentro para ambos era la última. Recogíamos las prendas tiradas sobre la alfombra. Ya vestido tomaba tus hombros y decía pegado a tu oído: “esto ya no sucederá”, al tiempo que te ofrecía una caricia en tu mejilla y eso bastaba para encendernos y dejar de nuevo las ropas desperdigadas.
¡Todo se resolvió, el día que decapitamos el arrepentimiento!


Me gusta



Comentar


Compartir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s