El sapo del vainillal de Rubén García García

Sendero

La moza soñadora sentía el temblor de aquella carne en sus manos.

—¡Eres el sapo más hermoso que he visto!

—Croac, croac.

—¡Cómo brillas! ¡Qué ojos tan vivos! Tienes olor a vainilla. ¿Serás acaso un príncipe?

—Croac, croac.

Ansiosa lo recorrió con la lengua y al abrir la boca se lo tragó.

El Heraldo de Poza Rica - Estiaje arrasa con 60% de vainillales

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s