Te lo dije de Rubén García García

sendero

Despacio entró a la cueva, solo oscuridad, algún rumor de agua, muy lejos percibía algún gemido. Todo cesó y en avalancha lo atropelló el silencio, fue un instante. En las tripas parecía tener una carrera de autos y empezó a inflarse. “algo te hizo daño” pareció escuchar la voz de su esposa. ” fue la crema de vainilla” Creyó asentir con la cabeza y luego llegó la nada.

“Nunca me hacía caso, se carcajeaba cuando le dije que lo iba a matar” platicaba la mujer consigo misma, mientras repartía licor de frutas en el novenario.

muerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s