Gulliver de Rubén García García

sendero

El trabajo es inmenso para él, que para los demás, sin fuerza para llegar a su casa el enano se quedó dormido bajo la sombra de la limonaria… salieron de la playa cercana cientos de hombrecitos que lo sujetaban con cuerdas, los más agresivos habían tendido lianas sobre su cuello y daban vuelta al tornillo. El tormento cruel se lo proporcionaban cientos que con sus lanzas agujereaban la totalidad de su piel. A punto de sucumbir tuvo fuerza para mentar madres y chingaos y quitarse las hormigas rojizas que seguían aferradas a la piel de sus nalgas y de su espalda.

Gulliver Atado Fotos e Imágenes de stock - Alamy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s