Microrelatos colección de literatura breve

sendero

Caballero devoto

José Miguel Sandoval Bleyer – Bolivia

—No llore Mi Señora. Porque, aunque el fuego haya atentado contra la dulzura de su faz y los profanos se burlen sarcásticos de esta desdicha; recuerde, que su merced no está sola. Pues más que para Dios, usted era para mí el crisol de los colores; siendo por siempre bella y eterna en mi memoria, donde yo os seguiré amando.

 “El asustador

Luis Miguel Blanco Arias – Cuba

_Buuuh!

_Tonto, también estoy muerta.

Rieron. 

El gen

Rubén García García – México

En su hábitat sintió la presencia de otro ser similar. Aprovechando una contracción y comprobada esa existencia, puso el cordón alrededor de su cuello. Luego de la cesárea sólo uno de los dos lloró.

La literata III

Biyú Suárez – Bolivia

Pensó que acostarse con su mentor mejoraría su literatura.

Guerra fría

Lester F. Ballester – Cuba

Los yankees siguen pensando que en Cuba ya no hay misiles. Se lo creyeron cuando se firmaron los tratados y se hicieron las declaraciones. Aunque creo que los yankees no son muy inteligentes. Yo no sé mucho de eso, pero por frente a mi casa a cada tanto pasan un convoy con un cartelito que alerta: Radioactivo.

Tregua

Manuela Vicente Fernández – España

Hoy, cansada de hacer mutis, me he asomado por entre las trincheras con un folio en blanco por escribir. Mañana revisaré el arma, soltaré las palabras, limpiaré el cañón.

5 comentarios en “Microrelatos colección de literatura breve

Responder a Rubén Garcia García - Sendero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s