Condena real de Paola Tena

Mexicana

Cuando supe que era una de las finalistas del sillón verde de Patricia Esteban Erlés me dio una taquicardia de la buena. Aquí comparto el microrrelato y sus comentarios

:CONDENA REAL

La reina y el rey aguardaban con las manos entrelazadas, mientras ahí fuera el verdugo afilaba la brillante hoja de la guillotina. –Muy dulce –dijeron unos. –Tan rápido –opinaron otros. –Demasiado misericordioso –concluyeron los demás. Entonces abrieron las rejas de la prisión y así, después de ataviar a sus majestades con sayos viejos y alpargatas raídas, los abandonaron a su suerte en una casita maltrecha de la periferia. Ha transcurrido un año. Las antes suaves manos de la reina languidecen plagadas de callos y sabañones a fuerza de lavar con lejía la ropa de toda la familia, y su paladar ha olvidado el placer de las fresas con crema. El rey depuesto pasa casi todas las noches borracho, gracias al sueldo miserable que le pagan por cargar bloques para levantar la catedral que él mismo ordenó construir. El príncipe y los delfines nunca estuvieron más sucios, más flacos y así de felices, correteando todo el día tras los rapaces de la barriada. Pronto, un puñetazo anónimo habrá de partirle el cuello al monarca durante una gresca de cantina, y a ella la encontrarán al alba –luego de haber ahogado a sus hijos en el agua de un barreño–, pendiendo de una cuerda improvisada con un pañuelo de seda que logró ocultar en el escote, el día en que la turba enfurecida y hambrienta los arrancó del Palacio Rea

l.»La primera finalista del concurso dedicado al asesino fue Paola Tena, autora mexicana que vive en Tenerife. Me gustó mucho esta falsificación histórica de corte versallesco, Paola, porque perfilas el marco que hace reconocibles a los personajes con referencias muy bien elegidas, muy precisas. Por ejemplo, la rabia del pueblo que desea una condena más radical para sus soberanos, queda bien representada por el diálogo, no hace falta más que esas frases para entender la inquina que desarrollas muy ingeniosamente. La muerte por guillotina es algo muy light comparado con lo que tú ideas luego. Una vida en la miseria desconocida hasta entonces para esos reyes ajenos al mundo real, durísimo, de sus súbditos, es el preámbulo perfecto, el prólogo a la muerte que finalmente reciben . Tu cuento tiene una estructura limpísima, tripartita, que se sigue muy bien, pese a que cuentas un proceso sostenido en el tiempo, cosa que el microcuento no suele aguantar bien. Has esbozado una descripción muy ajustada de la nueva vida de todos los integrantes de la familia real, su ocupación real, de realidad y no de realeza, en ese descenso socia. Las ropas, el nuevo espacio, las ocupaciones, incluso la reacción sorprendente de los príncipes, niños inocentes al fin y al cabo, más felices ahora, ayudan a visualizar esa nueva situación. El juego de palabras del título, justamente relacionado con la polisemia del adjetivo “real”, entendido como antónimo de “real” en el sentido en que los eran ese rey, reina y sus hijos, es muy ingenioso. El final es perfectamente ubicable en la trama, una vuelta de tuerca muy curiosa y bien traída, porque revela la profundidad de ese odio social, que aísla y aniquila en el ostracismo, tan parecido, por ejemplo, al que se llegó a sentir en Rusia por la malograda familia del zar.»

Autores – Editorial Palíndroma

1 comentario

Responder a Ingrid Zetterberg Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s