Avión de una sola hélice de Rubén García García

Sendero

Estuve a un instante de pedirte matrimonio. Apretaba con mi mano la tuya, y cuando estaba a punto de preguntarte, ¿quieres ser mi esposa?, llegó a mi mente la firme convicción de ser siempre tú. A mí me convence el compartir. Con tiento la deslicé, y fingí que saludaba un conocido. Rompí el momento comentándote “asi que no te gusta la nieve combinada” Caminamos y cada quien tomó su ruta.

desayuno en el viejo bar | blocdejavier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s