La flor y el joven elefante

Sendero

Llegaba sofocado por la tristeza. Sus grandes orejas cayeron cuando se arrodilló.

El sonido de los tambores agitaron a la manada. Sus padres fueron baleados. Los encontró sin vida, sin colmillos.

El pequeño elefante dobló la testa, y sus pulsos se hicieron lentos. Al caer por el suelo escuchó la voz de una flor.

—¡No me aplaste!, por favor, recién nací. ¡Quiero vivir!, no me aplaste

El Elefante abrió los ojos, se levantó, y fue en busca de la manada.

Pequeña flor silvestre azul Stock de Foto gratis - Public Domain Pictures

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s