El niño de Rubén García García

Sendero
El niño duerme y despierta.
El viento frío hace bailar a los árboles.
Los dos cartones que tiene no le bastan,
despierta, tirita y escucha
los pasos de hormiga que huyen.

Llega un perro y se echa a su lado.
Su piel, pulso y corazón de pajaro agradecen.
Mañana llegará el sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s