Patricia Rivas en Pequeficciones

Patricia Rivas M. (Chile). Publica Hija bastarda (2009), Ed. Asterión, Cof Cough (2014), Ed. Ceibo y Transacciones (2019), Ed. Eutôpia, Patrimonio del MMDH. Antologías: Enough+ Women Against Gender
Violence (2012), Ed. Asterión. Microquijotes 2 (2015), ANLE, NY, El ojo de Lilith (2018), Ed. Sherezade, Microcuento Fantástico chileno (2019), Simplemente Ed. y Piedra y Nido (2020) de Patricia Nasello.
Creadora Minificcionistas Pandémicos (2020).

La Tortuga Interlunar
Patricia Rivas
A mi hija, América

Había una vez una tortuga con caparazón color tornasol que deseaba cambiarlo por un color violeta, según la moda en París. Se dirigió a comprar tintura de pelo del color deseado, en casa aplicó vaselina en todo el cuerpo para no mancharse y preparó la mezcla. Comenzó a aplicarlo en la coraza, pero la travesía era difícil ya que le costaba pintarse la “espalda”; como era tan presumida, el pedir ayuda no le cabia en la cabeza puesto que nadie debía verla en “ese estado”.
Astuta, unió un alambre a un cepillo de dientes viejo, quedando suficientemente largo como para abarcar toda la superficie. Pasado el tiempo de espera se contempló en el espejo, ¡Estaba radiante!, por fin tenía el caparazón color violeta, se dispuso salir a caminar para lucirlo.
Escuchó que le exclamaban: “¡Qué hermosa, una tortuga con un lunar tornasol en su caparazón!”, “qué extraño”, decían otros, “¿habrá sido un dálmata en otra vida?”.
La tortuga estaba sorprendida; rauda se dirigió a otro espejo, reflejando la enorme decepción: la coraza violeta evidenciaba una especie de lunar sin teñir. Lloró amargamente, abriendo un quitasol para ocultarse pero nuevamente escuchó: “¡No, no te tapes, eres hermosa así!”, y dijo otro: “Nunca había visto un caparazón tan especial, nosotros los humanos nos vemos similares unos a otros mientras que tú eres distinta, eres única en el mundo”. La tortuga quedó perpleja, ella no quería ese lunar, sin embargo, la hacía excepcional. Sin moda ni nada cerró la sombrilla, y caminó para siempre, orgullosa de ser como era.

“…Patricia Rivas Morales, además de tener raíces mapuches grabadas en el cuerpo y en el alma, es actriz, escribe desde hace tiempo minificción y es la fundadora del colectivo internacional Minificcionistas Pandémicos.

Para ella, la lectura ha sido un refugio fundamental, sobre todo en la etapa de la dictadura militar, en la que detuvieron y desaparecieron a su padre. Su familia fue amenazada de muerte. Ante esta dolorosa situación, la escritora chilena nos cuenta que como una forma de sanación personal y social creó un registro de acontecimientos que considera no deben quedar impunes.

Además, cree que el Estado chileno posee deudas históricas en cuanto a equidad de género y reeducación afectiva del género masculino.

Para el año que viene pretende continuar en su tarea de brindar clases de escritura creativa de minificciones, formación ciudadana y desarrollo humano…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s