Pequeficciones de Chile, España, Argentina, México y Marruecos

Lilian Elphick, Lorena Escudero, Manu Espada, Martín Gardella, Rubén García, Mustapha Handar

Consejos para hacer dormir a un dragón
Lilian Elphick

  1. Dele zanahorias.
  2. Acuéstelo al pie del árbol y abrigue solo sus alas.
  3. No le haga cariño.
  4. Cuéntele historias de dragones vencedores en cruentas
    batallas con caballeros de capa y espada.
  5. Cuando esté dormido, cierre los ojos, acurrúquese junto a él.
  6. No vaya a pensar que usted es el dragón y que está solo e
    insomne, encerrado en el gran libro de los mitos universales.
    Lilian Elphick (Chile) Escritora. Ha publicado siete libros de
    minificciones. El presente texto fue tomado del libro Diálogo de tigre

Zoológico
Lorena Escudero
Día 53 de confinamiento.

Papá, con medio cuerpo fuera de las ventanas, discute a voces
con cualquiera que pasa por la calle, lo conozca o no.
Mamá no para quieta, va de una habitación a otra recorriendo
en círculos la casa. Entra, dice que se le ha olvidado lo que venía a
hacer, sale.
Y mi hermana mayor ahora vive una rutina nocturna. Solo sale
de su habitación de noche y duerme hasta las tantas.
Confirmado: los animales se comportan de forma diferente
cuando están encerrados.
Lorena Escudero (España, 1985). Doctora en Física e investigadora.
Ha participado en diversas revistas de microficción en España, Perú,
Argentina, Reino Unido, y en antologías: Los pescadores de Perlas,
Futuro Imperfecto, Hokusai, Brevirus y Resonancias. Ha publicado los
libros de microficción Negativos (Torremozas, Madrid, 2015),
Formulario (La tinta del Silencio, México, 2019) e Incisiones (Quarks
Ediciones Digitales, Perú, 2020).

Dixeslia
Manu Espada

Dsede uqe diganosaticron mi dixeslia, mis pardes me enviraon a calse
cno una teraeputa uqe etsá buneísima. Llveo dos aoñs ne tratamineto,
pero ella aún no sabe que ya estoy curado.

Manu Espada (España, 1974). Es licenciado en Periodismo por la
Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado los libros de
relatos El desguace (Ed. Grupobúho, 2007) y Fuera de temario (Ed.
Talentura, 2010), y otros dos de microrrelatos: Zoom. Ciento y pico
novelas a escala (Ed. Paréntesis, 2011), y Personajes secundarios
(Ed. Menoscuarto, 2015). Entre otros premios, ha ganado el premio
Editorial Grupobúho, el certamen Relatos en Cadena de la SER, o el
Certamen de Microrrelatos de la revista Eñe.

Las trillizas
Martín Gardella

Rosa, Celeste y Violeta eran hermanas tan idénticas que, para poder
identificarlas, su mamá vestía a cada una con el color que
correspondía a su nombre. Pero un día, para terminar con la
monocromía, las hermanas comenzaron a intercambiar sus ropas
cada mañana. Lograron así despistar para siempre a sus familiares y
amigos, e incluso a ellas mismas, que ya no pueden recordar quién es
quién.
Martín Gardella (Argentina, 1973). Vive en Buenos Aires. Es
abogado, escritor y difusor cultural. Publicó Instantáneas (Andrómeda,
2010), Los chicos crecen (Macedonia, 2015), Caramelos masticables:
microficciones para leer en un recreo (Hola Chicos, 2016) y Aderezos
para un tentempié: Microantología personal (Micrópolis, Lima, 2016).
Compiló Brevedades: Antología argentina de cuentos re-breves
(Manoescrita, 2013). Es miembro fundador de La Internacional
Microcuentista.

Hijo mío
Rubén García García

El gusano abrió los ojos: frente a él había una rosa. Se arrastró hasta
ella, y la llamó mamá. La rosa no encontraba cómo decirle que ella no
era su madre. El gusano la abrazó:
—¡Qué linda eres! ¿De grande seré como tú?
—Sí, serás como yo —contestó con timidez.
El tiempo pasó y la rosa comenzó a deslustrarse: el gusano se
alimentaba de sus hojas. Luego de sus retoños. Mientras más la
destruía, ella más se encariñaba con el hambriento gusano. Poco
antes de que cayera su último pétalo, la rosa vio con tristeza que su hijo
colgaba inmóvil de una de sus ramas.
Ala mañana siguiente, la rosa escuchó una voz que la llamaba.
Abrió los ojos con dificultad y encontró frente a ella a una mariposa,
que batía sus alas de colores.
La rosa sonrío satisfecha.

Médico, jubilado de la Universidad Veracruzana. Ficciones publicadas en antologías Libros escolares Sm, Cien fictiminimos, Cuentos pequeños, Libro de los seres no imaginarios, Alebrije de palabras, Taller de locos, Eros y afrodita. En libros virtuales ” O dispara usted o disparo yo”y “Pequeficciones” Director de dos cortometrajes: “Debes de estar loco” ” la niña de las guayabas” basados en dos cuentos de su autoría. Ficticiano de corazón. Administrador de “Sendero blog

Una vez el pez confía en la paz de un rapaz…
Mustapha Handar
Para hacer frente a los incesantes y peligrosos ataques del tiburón, los

peces organizaron elecciones para elegir a quien los protegería de él:
la ballena o el pez rape.
La ballena les prometió sacrificarse por ellos. El rape aclamó
que el tiburón era amigo suyo desde tiempos inmemoriales y les juró
abandonar las aguas si algún día fueran atacados por éste.
Como los peces refutaban la violencia y soñaban con una
eterna vida en paz, votaron por el rape pese a su carácter maligno y
apariencia sospechosa. La descomunal ballena se puso muy triste y
emigró, mientras que el rape festejó su victoria y visitó furtivamente al
enemigo. Los dos ya tenían planeado una añagaza a los peces. El día
siguiente, el rape organizó una gran fiesta de reconciliación entre los
peces, a quienes representaba, y el tiburón, su amigo secular. Este
último, aceptó el pacto de paz y amistad y acudió a la fiesta.
El rape mandó a los peces payaso, disco, joya y mariposa a
que divirtieran a los numerosos asistentes con sus chistes, canciones
y danzas. Las ostras y los mejillones presentaron una fantástica pieza
teatral en la cual contaron sus historias con los piratas que los
pescaban para robarles las perlas que escondían dentro de sus
conchas. Las focas proyectaron en cuadros de pintura cómo se
transformaron de unas bellísimas sirenas a focas siempre enlutadas y
anhelantes de romper esa maldición.
Sin embargo, cuando el espectáculo hubo finalizado, el rape
fue el postre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s