La abuelita de Huilo Ruales

De la antología “O dispara usted o disparo yo” Ant. Lilian Elphick

Cuando nació la niña, los perros doberman negro-azulados tuvieron que mudarse al patio. Nadie les explicó. Trataron de botar las puertas para volver a su territorio: la sala, la alfombra, los cuartos, la
cocina, y sobre todo el dormitorio para seguir pernoctando al pie de los amos. Lloraron humanamente. Rechazaron la comida. Se enfermaron. Una ocasión oyeron al amo que si continuaban así tendría que envenenarlos porque la niña. Y repentinamente dejaron de aullar: fingieron juguetear como dos críos, fingieron comer con apetito, fingieron dormir en la patio como si fuera cama. Llegó el día en que la madre tuvo que reintegrarse a su trabajo, y la niña y la casa quedaron bajo el cuidado de la abuela. Los perros movieron la cola. La anciana cariñosamente les preparó pastelitos y to to to los llamó al umbral de la puerta trasera. Desde su aparente siesta se dispararon como saetas, pasaron por encima de la abuela y entraron en la casa. La puerta se cerró del interior. La anciana lloró, gritó, se dijo entre hipos que eso le pasaba por desobediente, golpeó la puerta hasta lastimarse los nudillos. Al fin optó por romper un vidrio con la escoba. Rasgándosela ropa y magullándose lo huesos se encaramó por el ventanal, desbarató con chillidos el doloroso silencio que encontró en la casa, y corrió hacia la cuna. La niña, tranquila, esperó que el horror se configurara en la cara de la abuela, y
como intuyó lo que iría a preguntarse al respecto de su boca, respondió: «para comerte mejor, abuelita».

Huilo Ruales.

Narrador y poeta. Fundador del colectivo La
pequeña lulupa, y del grupo literario Eskeletra. En 1983 obtuvo en
París el Premio Hispanoamericano de Narrativa «Rodolfo Walsh». Ha
publicado, entre otros: Novela: Maldeojo (Madrid, 1998). Cuento: Y todo
este rollo también a mí me jode (Quito, 1985); Nuaycielo comuel dekito (Quito,
1985); Loca para loca la loca -Premio Nacional «Joaquín Gallegos Lara»-
(Quito, 1989); Fetiche fantoche -Premio Nacional «Aurelio Espinosa
Pólit»-(Quito, 1994); Historias de la ciudad perdida -antología- (Quito,
164
1997). Poesía: El ángel de la gasolina (Quito, 1999). Teatro: Añicos (Quito,
1991).

El Telégrafo - Noticias del Ecuador y del mundo - Huilo Ruales, cultor de  la estética del esperpento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s