Matar a la bella de Solange Rodríguez

Tomado de la antología ” o dispara usted o diparo yo” Lilian Elpick antologa


Los medios explicaron que a la bella la mató la ciencia; las
cirugías que le estrecharon la cintura también le iban quitando poco la
respiración, hasta que una madrugada murió de asfixia. A la bella la
mató su psiquiatra. Cuenta que cuando lo llamaron de emergencia por
lo del frasco pastillas, él se acercó al disimulo a la cama y le comprimió
fuertemente la nariz con toda la palma, hasta que estuvo pálida.
«Muerta antes o muerta después», dijo a la prensa, «¿qué diferencia
habría si se iba a morir de amor tarde o temprano?» A la bella la
asesinó él gobierno, el agente Norman Hogdes, en sus últimas horas
testifico haberle inyectado Nembutal entre los dedos de pie izquierdo
mientras dormía. «Nunca había matado mujeres», confesó mientras se
relamía los labios secos por guardar tantos secretos de estado, pero
siempre hay una primera vez; a la bella la mató su último amigo, un
pedazo de carne joven que había enganchado en un bar y que se agarró
tan fuertemente a sus costillas que las fracturó en un abrazo. A la bella
confesaron haberla envenenado su nana; su chofer de limosina; su
masajista; alguien que no estaba en el país esa noche; un astronauta; un
extraterrestre que no podía ser penalizado por las leyes humanas y un
viajero del tiempo… La fila de los que decían ser culpables logró dar
varias veces la vuelta a la estación de policía y eran mucho más celosos
que sus amantes en vida, los que decían haberla recibido la primicia de
su último aliento.
Todos equivocados, para entrar en un estrecho vestido de
pedrería, antes de cantar el cumpleaños para el presidente, la bella en
un complicado procedimiento hecho en una clínica cubana, se había
hecho extraer el corazón. Anticipándose a su destino fatal de diva,
desde 1960 estaba muerta, pero era buena actriz.

Solange Rodríguez Pappe.

Obtuvo su licenciatura en Letras
en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil con un trabajo
dedicado al microrrelato en el Ecuador. Es profesora de ramas afines a
la Comunicación y al Lenguaje, al tiempo que ha incursionado en el
periodismo, el ensayo, la ficción audiovisial y talleres de creatividad. Ha
publicado los volúmenes de cuentos Tinta sangre (Editorial Gato
Tuerto, 2000), Dracofilia (Quelonio Editores, 2005) El lugar de las
apariciones (Edino, 2007) contiene textos que merecieron el primer lugar
en el Concurso Hispanoamericano de Microrrelato Escrito en las
Estrellas y Balas perdidas (2010) ganador del premio Joaquín Gallegos
Lara a la mejor producción de relatos de ese año. También ha realizado
estudios en Literatura posmoderna y microrrelato, siendo antologadora
del tomo de minificción ecuatoriana Ciudad Mínima (2011).

Revista Librujula - Solange Rodríguez Pappe: en Ecuador, las escritoras  mandan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s