Los pesacadores nocturnos de Ildiko Nassr

Tomado del Microdecamerón


Solos. A la deriva. De noche. Salíamos a pescar con mi papá. La
corriente nos iba llevando. Llegaba un momento en que las olas
crecían y ya no era cómodo y hermoso. Podía sentir su miedo.
Una cierta desesperación y ese hombre fuerte y seguro, que tanto
había vivido, tenía un instante de vacilación. Acaso recordaba
cuando tuvo que dejarlo todo, huyendo del enemigo en otra
guerra. Era un segundo eterno. Las olas nos llevaban donde ellas
querían. Y estábamos solos en esa lancha pequeña, en medio del
agua, sin nadie alrededor.
Durante años tuve sueños y pesadillas sobre ese lugar y
ese terror en la mirada de mi padre era el punto cúlmine que me
despertaba. Echábamos anclas. Una a cada lado del bote y nos
quedábamos fijos en un lugar. Nuestra pesca continuaba como si
nada. Pero yo seguía con miedo. Por él y por mí.

Entretiens Lectures d'ailleurs: Ildiko Nassr (Argentine)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s