La casa

Rubén García García

Un día al año la luna se aparta del camino. Su luz cobriza ilumina el bosque y una casa cobra brillo, su teja enrojece. Se oye la sonata de Beethoven. Al finalizar hay aplausos, sonrisas y el tintineo de las copas. Poco a poco la casa se oscurece y el silencio la enreda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s