Una cantina sobre el río subterráneo

Rubén García García

Cerraron el bar y se quedaron con ganas. Siguieron las vías del tren y encontraron una cantina abierta. Pidieron cerveza. Tarros, espumosa, fría y oscura.

—No escuchas como si el bar estuviese lleno de gente y todos en la plática.

—Apenas distingo las mesas. Mejor digamos salud.

—Se oyen muchas voces le dice al cantinero.

—No se preocupe. Debajo de la construcción pasa un río subterráneo y afuera los trenes van y vienen.

Salieron con el tanque lleno, zigzagueando y cada quien cantando a su manera. Al cruzar la vía, de la nada, se encontraron con el expreso de medianoche… Se levantaron con sed y regresaron a la cantina. A la misma, solo con la diferencia que ahora si se apreciaba el ambiente: pláticas, algunas discusiones, una guitarra, un trovador y el olor a tabaco.

Abajo, un barquero cobrando por subir al bote y llevarlos a la otra orilla del río Aquaronte.

EL ENEBRO: EL TREN DE MEDIANOCHE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s