Variedades

De Carmen de la Rosa


El productor teatral se sienta en un taburete junto a la chica que lee sentada a la barra, frente a un café. Calcula el tamaño de sus pechos bajo la blusa: ¿Quieres tomar algo, guapa?, te invito. Ella levanta un par de segundos la mirada de las páginas, y contesta que no, gracias. Él ojea las piernas que asoman bajo la minifalda y se aproxima unos centímetros: Podrías ser un poco más amable. La chica cierra entonces el libro, mira al productor a los ojos y, mientras bebe un sorbo de café, un sonoro lárgate, procedente de su entrepierna, retumba en la cafetería. Es el mejor número que el productor ha visto en años. Aún así, no la contrata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s