Rutinas

CEREMONIA DE PALABRAS

Gato lo estaba esperando como siempre en la repisa de la ventana. Fernán abrió la puerta y vio al fantasma parado detrás del sofá. Gato, maullando, recibió a Fernán con alegría. No le faltaba agua ni alimento. Era auténtica alegría.

     Pero el fantasma lucía distinto ahora, avejentado y harapiento, la piel grisácea y delgada. No se movía. Quería que la vieran. Era una fantasma venida a menos luego de años de ser la reina de la casa, la inevitable compañía. Fernán acarició a Gato y se sentó en el sillón, reprimiendo el impulso primario de echar aquella figura repugnante a la calle. Tomó en brazos a Gato y escuchó su ronroneo con los ojos cerrados, los ojos de ambos. Concentrarse en la respiración, cambiar el color del aire, sentir la suavidad del pelaje.

     Ya estaba tranquilo cuando levantó de nuevo los párpados y ahí seguía ella…

Ver la entrada original 153 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s