El secreto de Don ambrosio

de Elena Casero Viana

Tomado del Microdecamerón, organizada por Paola Tena


Apareció en silencio, como si flotara, sobre el suelo de piedrecillas
del cementerio. Vestía un traje de chaqueta negro sobre una blusa
blanca de la que apenas se veía la gorguera de puntilla que
envolvía su cuello. Se situó al final del círculo que rodeaba la tumba de Don
Ambrosio, el prócer de la aldea. Y comenzaron los cuchicheos
mientras el párroco seguía con su interminable letanía de
alabanzas. Y siguieron las conjeturas. Y las elucubraciones.
La nariz, pétrea, que sobresale de un cutis delicado. Tiene
la mujer un tono seductor en su porte que les hace recordar a
aquella mucama que trajo él desde Cuba. Y ella, silente, etérea,
abre el círculo y se acerca a la tumba. Se enjuga una lagrimilla
díscola que rueda por su mejilla. Mira a su alrededor. Mantiene la
mirada de quienes la observan. Traga saliva y la nuez de Adán
sobresale por la gorguera. Lee el epitafio: “Aquí yace todo un
hombre, temeroso de Dios” Pensó añadir algunas palabras más a ese epitafio sobre su
hombría, pero prefirió reír. La gente, desconcertada, salió
corriendo. Su carcajada profunda resuena por todo el cementerio.

Quien quiera conocer la historia de un pueblo, que vaya al ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s