El viajero del tiempo y el espacio

Katalina Ramírez
A Nemesio


Conoció a un viajero del tiempo y el espacio. No tenía un lugar al cual pertenecer, así que fue hacia ella, hacia el fuego de su cabello—el cual lo fascinaba—, pero no podía permanecer en él por mucho tiempo, pues lo quemaría, así que se iba de tanto en tanto para aparecer nuevamente cuando menos lo esperaba, cuando se rompía alguna parte de ella; a veces las manos, a veces los labios y otras varias el corazón. Era muy extraña la forma de entrelazarse, como si fuera adrede eso de buscarse para luego perderse con la misma facilidad, como dos niños jugando a las escondidas en un pequeño cuarto con la luz apagada. Teseo, como lo llamaron en uno de sus viajes, sabía que era cuestión de esperar a que la brújula indicara los trazos a seguir, pero en este laberinto se tropezaba. A pesar de que en otros
tiempos se le quería como a un héroe legendario, esta vez solo era un caminante, un vago de la media noche buscando la promesa de Helena, el hilo rojo de sus cabellos. El viajero seguirá caminando, y ella arando su tierra; ambos seguirán andando, cada uno, su camino entrelazado.

Así es el futuro que predice el único viajero en el tiempo que ha ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s