Cazando al trampero

De Rubén García García

Al trampero le saltó la liebre por donde menos esperaba y accionó el gatillo. horas más y salía del hospital en silla de ruedas. Volvió a ingresar por graves complicaciones. Días después fue dado de alta, salió en camilla con dirección al anfiteatro. Con el cuerpo arqueado, y una sonrisa sardónica vio de reojo a la liebre siendo acariciada por una mano larga y huesuda, que le decía… “ a veces me da por salir a cazar”

Qué nos dicen nuestros sueños?: SOÑAR CON LA MUERTE-PRIMERA PARTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s