Los microrrelatos y el humor: casi un chiste (parte 1)

Silvina Gabriela Fariña

Por Silvina Gabriela Fariña 5 Minutos

Si bien hemos encontrado una frecuente presencia de la ironía, también es cierto que el humor en forma franca y directa aparece en la elaboración de estos relatos. En este sentido, muchos son los que relacionan estos microcuentos con los chistes:

¿Tu marido es celoso?

Sí, es el oso que viene allí.

¿Qué recursos del humor podemos encontrar?

Vamos a ver qué recursos del humor descubrimos en esta selección de microrrelatos que presentamos a continuación. En este caso vamos a encontrarnos con autores de diferentes nacionalidades.

  • Definiciones poco usuales. En muchas ocasiones nos topamos con ejemplos que son como definiciones pero atravesadas por un lenguaje que las saca del discurso de los diccionarios. En algunos casos, se hace referencia a la presencia del diablo: así sucede con el Diccionario del diablo, de Ambrose Bierce y con Rol de cornudos, de Camilo José Cela: 

Cornudo angélico

El que al encontrarse a su mujer en la cama con un vecino, lo atribuye a falta de calefacción. Es especie ejercitadora de la caridad: convierte infieles, regala boinas y calzoncillos a los huérfanos de las riadas, da tres pesetas mensuales a la Cruz Roja, etc.

Camilo José Cela (España, 1916/2002)

Inventor: Persona que construye un ingenioso ordenamiento de ruedas, palancas y resortes, y cree que eso es civilización.

Ambrose Bierce (EEUU, 1842/1914)

Sirena: Uno de los varios prodigios musicales célebres por su vana tentativa de disuadir a Odiseo de una vida oceánica. Figurativamente, dama de espléndida promesa, aviesa intención y frustrante rendimiento.

Ambrose Bierce

  • Observación absurdamente natural. En otros ejemplos predomina la observación de la realidad con una naturalidad tal que lleva necesariamente a la evidencia de lo absurdo o ridículo:

Una vida

La cocinera dijo que no se casó porque no tuvo tiempo.Cuando era joven trabajaba con una familia que la dejaba salir dos horas cada quince días. Esas dos horas las empleaba en ir en el tranvía 38, hasta la casa de unos parientes, a ver si habían llegado cartas de España, y volver en el tranvía 38. 

Adolfo Bioy Casares (Argentin, 1914/1999)

La última vez que nos encontramos Jorge Luis Borges y yo, estábamos muertos. Para distraernos, nos pusimos a hablar de la eternidad.

Juan José Arreola (México-1918/2001)

La mala memoria

Me contaron hace un tiempo una historia muy estúpida, sombría y conmovedora. Un señor se presenta un día en un hotel y pide una habitación. Le dan el número 35. Al bajar, minutos  después, deja la llave en la administración, y dice:

-Excúseme, soy un hombre de muy poca memoria. Si me lo permite, cada vez que regrese le diré mi nombre: el señor Delouit, y entonces usted me repetirá el número de mi habitación.

-Muy bien, señor.

A poco, el hombre vuelve, abre la puerta de la ofinina:

-El señor Delouit.

-Es el número 35.

-Gracias.

Un minuto después, un hombre extraordinariamente agitado, con el traje cubierto de barro, ensangrentado y casi sin aspecto humano entra en la administración del hotel y dice al empleado:

-El señor Delouit.

-¡Cómo! ¿El señor Delouit? A otro con ese cuento. El señor Delouit acaba de subir.

-Perdón, soy yo… Acabo de caer por la ventana. ¿Quiere hacerme el favor de decirme el número de mi habitación?

André Breton (Francia, 1896/1966)

El elefante 

Había una vez un cachorro de elefante que escuchó decir a alguien: “mira, allá va un ratón”. La persona que lo dijo estaba realmente viendo un ratón, pero el elefante pensó que se estaba refiriendo a él.

Había muy pocos ratones en aquel país y, en todo caso, preferían quedarse en sus agujeros, y sus voces no eran muy fuertes. Pero el cachorro de elefante bramó por todas partes, embelesado por su descubrimiento: ‘soy un ratón’.

Lo dijo tan fuerte, tan frecuentemente y a tanta gente que, créanlo o no, en la actualidad existe un país en el que casi toda la gente cree que los elefantes, y particularmente los cachorros de elefante, son ratones.

Es verdad que, de tiempo en tiempo, los ratones han tratado de argumentar con aquellos que sostienen la creencia de las mayorías, pero siempre se les ha hecho huir.

Idries Shah (India, 1924/1996)

Milonga para Jacinto Cardoso 

A Jacinto Cardoso se lo llevaron, esposado, un martes por la noche. Se resistió con todas las fuerzas que quedaban en su pobre cuerpo, desangrado, pero no hubo caso. La libertad esa noche le volvía la espalda. Pobre Jacinto Cardoso. Se cuenta que los muchachos le compusieron una doliente canción de despedida. Un martes por la noche nada menos, martes 13 para Jacinto Cardoso aunque fue un martes cualquiera cuando lo esposaron. Los muchachos supieron llorar la pérdida de Jacinto Cardoso, desangrado en el juego de naipes, esposado por la Juana un martes a la noche.

Historia verídica (Julio Cortázar-argentino-1914/1984)

A un señor se le caen al suelo los anteojos, que hacen un ruido terrible al chocar con las baldosas. El señor se agacha afligidísimo porque los cristales de anteojos cuestan muy caro, pero descubre con asombro que por milagro no se le han roto.

Ahora este señor se siente profundamente agradecido, y comprende que lo ocurrido vale por una advertencia amistosa, de modo que se encamina a una casa de óptica y adquiere en seguida un estuche de cuero almohadillado doble protección, a fin de curarse en salud. Una hora más tarde se le cae el estuche, y al agacharse sin mayor inquietud descubre que los anteojos se han hecho polvo. A este señor le lleva un rato comprender que los designios de la Providencia son inescrutables, y que en realidad el milagro ha ocurrido ahora.

Luisa Valenzuela (Argentina, 1938)

  • Juegos con referencias conocidas. También podemos encontrarnos con los cuentos que juegan haciendo referencia a historias conocidas (generalmente procedentes de la literatura):

The female animal 

Despertada por el canto de la alondra, Julieta abre los ojos, se levanta del lecho, se viste de raso, de brocato y de terciopelo, se calza chapines de seda, aprisiona sus cabellos en una red de hilos de oro, se colorea las mejillas con agua de púrpura, los párpados con tierra de Egipto, los labios con pasta carmín, se adorna con collares, con pendientes, con pulseras, con anillos, se perfuma con esencias arábigas, se mira en el espejo, sonríe, suspira y sale al balcón. Toda Verona arde en riñas callejeras entre Montescos y Capuletos. En el centro de la vasta reyerta, Romeo se bate encarnizadamente con Teobaldo. Julieta espera un minuto, dos minutos, tres minutos. Después vuelve a entrar en su alcoba, se arranca los collares, los aros, los brazaletes, las sortijas, hace volar por el aire los chapines de seda, se rasga el raso, el brocato y el terciopelo, arremete contra el agua de púrpura, contra la tierra de Egipto y la pasta carmín, hace pedazos la red de hilos de oro, se sienta, grita: ´¡Y para esto me vestí!¨?’

Marco Denevi (Argentino, 1922/1998)

En algunos de los grupos de historias seleccionadas estamos más cerca del cuento breve que del microrrelato, pero me ha parecido importante abrir un abanico de posibilidades. En cualquier caso, hasta aquí llega el artículo de hoy. En el próximo artículo, retomaremos este tema y seguiremos ahondando en cómo el humor impregna los microcuentos.

Profesora de Lengua y Literatura. Interesada en los microrrelatos, la narración oral, la literatura comparada, la producción de audiovisuales y el análisis comparado de textos y manifestaciones estéticas (diferentes casos de transtextualidad).
Luego de batallar con otras aplicaciones vuelvo por acá con otro espacio dedicado en particular para el material de trabajo del año en la escuela.

Narración oral | Literatura y Teoría Literaria en la Escuela Secundaria | Scoop.it

https://microcuento.es/los-microrrelatos-y-el-humor-casi-un-chiste-parte-1/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s