Dos minificones de Patricia Nasello


Whisky adulterado y consecuencia


Conoce los clientes del bodegón, sabe que debiera cantar otras canciones pero esta noche el hastío llegó temprano. El viejo hastío que, hasta hoy, siempre lo había atacado una vez puesta la llave en la
cerradura de su casa, después de la actuación y de los tragos. Ahora no canta, sólo puntea la guitarra.
Al primer chiflido se baja del escenario.
—Otra como ésta y olvidate —dice el mandamás.
—Traeme lo de siempre —replica con indiferencia mientras pone sobre la mesa el sombrero que calza cuando cumple el rol de artista.
Para el sexto vaso, no sabe si es vedad que alguna vez fue un gran vocalista a quien el éxito acercó una multitud de admiradoras serviciales.
—¿Cómo pudo aquel tipo terminar cantando por monedas en
un bar de mala muerte?
Quisiera responder a su pregunta pero el whisky adulterado no combina bien con el hastío prematuro.
—¡Quietos! —ruge alguien, un pibe con cara de loco, parece tener menos años que su propia pistola. Lo acompañan otros dos que podrían ser sus gemelos.
La adrenalina provoca el milagro, siente que la vida regresa para correr por sus venas, sonríe.
—Vos, el del sombrero. ¿Qué te pasa?
Mirá quien viene a reparar en el sombrero. Algo se agita en la boca de su estómago, tarda en reconocer la risa que asciende.
—¿Che, puto de mierda, querés que te queme? —el delincuente
tiembla de rabia y lo apunta.
La carcajada es incontrolable.

No obstante

El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral.
No lo detuvieron un par de metros antes de llegar a su puesto
de trabajo. No estaban sus hijos en casa rodeando, desconsolados, el
cuerpo sin vida de la madre.
Su esposa no fue asesinada de un balazo en la frente, disparado,
tal como los carabinieri sospechaban, con el arma del comandante.
La buena mujer no murió para que el homicida tuviese el
camino despejado para perpetrar el magnicidio.


Pa t r i c i a N a s e l l o . P u b l i c ó l o s l i b r o s d e
microrrelatos Nosotros somos eternos, 2016, y El manuscrito, edición de
autor, 2001. Miembro, junto a Sergio Astorga, del Comité de
Redacción de Brevilla, Revista de Minificción. Dirige: Profesora Lilian
Elphick. Posee trabajos publicados en periódicos, revistas culturales y
antologías de cuentos en Argentina, España, México, Venezuela,
Rumania, Perú y Bolivia
El microrrelato de los viernes: Dos micros de Patricia Nasello ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s