El visitante del gabán Caqui

por Elena Casero Viana


Tomé asiento, a una indicación del hombre, frente a su escritorio.
Todo en aquel despacho era de sello antiguo como si el tiempo se
hubiera detenido en un pasado indefinido. Junto al escritorio
había un perchero de cinco brazos del que colgaba con desmayo
un gabán de color caqui.
El hombre sacó unos papeles y me dijo que los leyera con
detenimiento. Me advirtió de que no firmara nada sin estar
absolutamente seguro porque ya no habría marcha atrás.
—No habrá problemas al final, ¿verdad?
—En absoluto, esto es absolutamente legal, amparado
por la Ley. No ha de tener usted ningún temor.
Yo no estaré presente cuando este hombre u otro
semejante se presente en mi casa, vestido con el gabán caqui y una
cartera negra bajo el brazo con los papeles firmados por mí. Yo
no estaré presente, pero me voy riendo de antemano al imaginar
la cara de mis hijos cuando se den cuenta de que nunca he estado
más cuerdo.

Elena Casero Viana (España). Soy Técnico de Empresas
Turísticas. He trabajado en una multinacional del automóvil hasta
mi jubilación. He publicado cinco novelas, un libro de relatos y
uno de microrrelatos, “Luna de Perigeo” (Editorial Enkuadres,
2016). Alguno de ellos han sido publicados en antologías y
traducidos al francés. Actualmente estudio piano y oboe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s