Los galanes y el bing bang

El viento movía las ramas y la tarde despedía al bochorno.

Bajo el árbol de caimito esperé el ocaso.

Las ramas parecían brazos caídos.

Se cerraba el día.

Me imaginé al sol con su sombrero hasta las orejas.

la luna de cobre y en su ombligo el conejo agazapado.

Las ramas iban y venían al son del viento.

Yo, me entregaba al bing bang de la mecedora,

la misma que me conoció el trasero de niño.

Mañana lloverá. me dijo el grillo,

así es, dijo la chicharra apretando sus alas.

A un costado, pegados a la cerca, los galanes tenían su fiesta;

y cada vez que abría la flor,

se escuchaba la gritería de:otro, otro otro…

.mañana lloverá suave y sin rencor.

Galán de la noche Jazmin de noche: Cuidados, reproducción y más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s