Cuarentena José Manuel Dorrego, del microdecamerón

Hoy han precintado el circo, ya es oficial. Que estamos en cuarentena, dice un papel con sello de no sé qué Ministerio que han traído dos tipos de la Autoridad con aspecto inquietante. —Hasta nueva orden—, ha recalcado entre dientes el más alto de los dos mientras se cambiaba el palillo de un extremo al otro de la boca. Y ha añadido: —No entra ni sale nadie hasta nueva orden: les mantendremos informados. Por fin, se han despedido con un indeterminado y mantengan las distancias, sin mayor precisión. Como director del circo, es mi obligación hacer que no cunda el pánico. Nosotros no tenemos inconveniente en recluirnos, aunque echaremos de menos, eso sí, el sol y esas caras de fascinación con las que nos reciben cada vez que llegamos a la ciudad. Lo malo es que nos han dejado confinados con un centenar de espectadores que ya habían pagado la entrada y estaban ocupando sus asientos. Convivir con el público no estaba en nuestros planes. Y supongo que tampoco en los de ellos. No creo que ni ellos ni nosotros estemos preparados para coexistir demasiado tiempo. El público paga para que les sorprendamos, no para compartir nuestras miserias.

La situación crítica de un circo varado en cuarentena: son 80 ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s